Infraestructura de recarga eléctrica. Análisis desde una perspectiva IoT.

La movilidad eléctrica es una realidad. En algunos países más cercanos que en otros por razones de legislación, fiscalidad y otros factores más o menos sensatos, pero no hay duda de que la movilidad eléctrica está aquí para quedarse y crecer.

Aunque existen aún muchas barreras para su despliegue masivo, varios informes indican que la principal limitación (67%) para el desarrollo del mercado está relacionada con la falta de una infraestructura de recarga adecuada.

Aspectos como la limitada cobertura geográfica, los tiempos de recarga, aún poco competitivos comparados con el combustible convencional, o la mala experiencia de recarga -véase la imagen- son parte de las limitaciones de la infraestructura de recarga actual. Sin embargo, el aspecto más frustrante para el usuario es, sin duda, la indisponibilidad del servicio. Nadie se puede aventurar a un viaje si no está seguro de que va a poder repostar durante el trayecto.

La disponibilidad del servicio es un aspecto que, sin duda, se mejora con la integración digital de los puntos de recarga en plataformas de tele-gestión o sistemas centrales (CSMS – Charging Station Management System). En GALEO tenemos experiencias que lo demuestran, y de ellas trata este post.

Primera generación

Puntos de recarga aislados y desconectados.

Segunda generación

Clusters de recarga cerrados, (centro comercial o parking, etc.) conectados entre sí localmente.

Tercera generación

Infraestructuras conectadas globalmente, interoperables e integradas con el ecosistema digital.

Actualmente, existe una infraestructura optimizada para recarga doméstica y, en menor medida, en punto de destino (oficina, parking, etc.). Por su propio propósito, estas infraestructuras no suelen estar integradas con el ecosistema digital como servicios de medios de pago, o plataformas de interoperabilidad (que permitan cargar al usuario allí donde se necesite con independencia del operador de la infraestructura de recarga). Sin embargo desde la perspectiva del usuario de una infraestructura de recarga pública -capilar y abierta-, estos aspectos son imprescindibles para el desarrollo de una red de recarga que genere la calidad y disponibilidad del servicio adecuada y omnipresente.

La infraestructura de recarga desde la perspectiva IoT.

Para un ingeniero digital, los puntos de recarga son equipos distribuidos y remotos que tienen una doble funcionalidad:

  1. Suministrar energía al usuario.
  2. Gestionar las interfaces del servicio de recarga con el vehículo y el usuario.

Los fabricantes de puntos de recarga desarrollan tecnología para la primera de las capacidades. Sin embargo, para proporcionar la capacidad de gestionar el servicio, es imprescindible que los puntos de recarga estén CONECTADOS y TELEGESTIONADOS, diseñando la gestión del ciclo de vida del servicio e infraestructura de recarga desde la perspectiva de un dispositivo IoT.
Para proporcionar una infraestructura de recarga de tercera generación debes proporcionar una plataforma tecnológica de gestión de puntos de recarga conectados. Una plataforma de IoT verticalizada en este negocio, pero en definitiva, apalancada sobre las capacidades típicas de una plataforma de IoT.

Los componentes y capacidades más importantes de una plataforma de gestión digitalizada de la infraestructura de recarga son -siguiendo el diagrama de la arquitectura en la figura:

  • Mecanismos de comunicación bidireccionales punto de recarga (PR) – plataforma.
    • Protocolos de comunicación como OCPP, MQTT, AMQP, etc.
  • Mecanismos de gestión del ciclo de vida de los RP
    • Aprovisionado/Decomisionado
    • Autorización
    • Seguridad
    • Actualización de software
  • Mecanismos de persistencia de datos y metadatos
    • Datos operativos de la flota de recarga como registros, auditoría, diagnóstico, etc.
    • Datos de negocio como usuarios, autorizaciones, puntos de recarga, etc.
  • Mecanismos de integración de datos y metadatos hacia otros servicios y aplicaciones que habilitan la construcción de casos de uso de negocio y productos de datos.
    • Aplicaciones frontales para operar el negocio de recarga
    • Aplicaciones frontales para monitorizar la infraestructura técnica de recarga
    • APIs y temas (en tiempo real) para la integración de terceros

Disponer de plataformas de monitorización y telegestión de los activos de recarga con estas capacidades es la clave para garantizar la máxima disponibilidad y calidad del servicio y, además, garantizar que la red de recarga puede actualizar sus capacidades a medida que evolucionan los servicios, los modelos de negocio y las necesidades de los usuarios.
En GALEO hemos tenido la oportunidad de desarrollar plataformas de gestión de infraestructuras de recarga para algunos de los operadores más relevantes del mercado español. Hemos tenido la ocasión de contribuir en la creación de una infraestructura crítica para acelerar la adopción de la movilidad eléctrica en nuestro país, que todavía está viviendo sus primeros días y que necesitará explotar todo el potencial de las tecnologías digitales para su máximo desarrollo.